EL CENTRO ANDALUZ DE LA FOTOGRAFIA
LA REALIZACION DE UN SUEÑO

 

                        Fue el viento de poniente, tan nuestro, que siempre arrastra la mirada de los que amamos esta tierra hacia el Cabo de Gata, el que inspiró un sueño a ese infatigable creador que fue Manuel Falces. Lo acompañaba la música de Lennon cuando surgió la idea. Seguramente interiorizando la letra de la legendaria canción “ Imagine all the people …” Falces comenzó a soñar. Imaginó a toda la gente del mundo de la fotografía unida en un gran proyecto, en un fenómeno catalizador que convirtiera a Almería en una ventana a las más diversas expresiones de la fotografía y a la vez mostrara su luz y sus perfiles a los más prestigiosos fotógrafos del mundo. Y así nació IMAGINA.

                        Imagina fue el germen de lo que después sería el Centro Andaluz de la Fotografía y su primer fondo fotográfico. En 1.990 y con motivo de los actos previos conmemorativos del V centenario de descubrimiento de América organizados por la Junta de Andalucía enmarcado en el proyecto “Almediterránea 92” y bajo la dirección de Manuel Falces empieza a materializarse el sueño, su gran propuesta. Fue una etapa intensa en la que, desde una modesta sede en la calle Martínez Campos, el torrente de ideas de Manolo se materializaba en realidades con el apoyo de Carmen Vizcaíno y Juan Carlos Asian, primeros colaboradores y trabajadores del C.A.F.

                        Por Almería pasaron los más prestigiosos exponentes de la fotografía a nivel mundial que a la vez que exponían su obra, se prestaron a realizar un trabajo sobre nuestra tierra. Ouka Lele, Bernard Plossu, Martin Parr, Martine Frank, Cristina García Rodero, René Burrí, Jorge Rueda, Josep Vicent Monzó, Carlos Pérez Siquier, Gabriel Cualladó, William Klein, Manuel Falces, Henri Cartier-Bresson y un largo etc. nos mostraron sus trabajos. Expuestos en el claustro de la Escuela de Artes, que también fue el primer espacio expositivo del C.A.F., resultaron un maravilloso acontecimiento cultural en Almería con un marco ideal en el que los corredores y  columnas de la escuela supusieron un plus a las visitas recibidas.

 Con los trabajos realizados en nuestra provincia por estos fotógrafos, 456 imágenes, se organizó la muestra IMAGINA recogida también en un catálogo que ofrece la visión que de nuestra tierra captaron estas acreditadas figuras. Curioso  fue el caso de Cartier-Bresson, legendario buscador del instante decisivo que nos dejó lo menos esperado de un fotógrafo, unos dibujos realizados durante su estancia en Almería.

                        Tras la celebración de los actos del  V Centenario en el año 1.992, por parte de la Junta de Andalucía, se muestra la intención de crear un centro que a la vez que fuera depositario de la producción de IMAGINA, siguiese haciendo crecer el interés por el medio fotográfico, con el objetivo de la labor iniciada con el proyecto se convirtiera en una institución de divulgación, fomento y estudio de la fotografía. Así el 24 de Noviembre de 1.992 se publica en el Boja la creación del Centro Andaluz de la Fotografía “Configurado como el ente idóneo para la realización de actividades propias en cuanto Centro de investigación, recopilación y difusión de la fotografía como manifestación cultural. Dicho centro tendrá su sede en la ciudad de Almería.”  Se inicia entonces la andadura del C.A.F. bajo la dirección de Manuel Falces contando como primeros fondos con la producción resultante de IMAGINA. El Centro se ha convertido en un referente, siendo el único centro público de esas características existente en todo el país. Se orienta, según las ideas de Falces, en tres direcciones: El estudio, difusión y promoción de la fotografía. Así como la recuperación del patrimonio fotográfico andaluz. 

Desde entonces el Centro ha trabajado incansablemente en estas direcciones y además dejando en Almería la huella de los mejores autores y su obra. Se fue nutriendo la colección con donaciones, depósitos, compras y producciones propias. Alternando con otros espacios expositivos de Andalucía, por el claustro de la Escuela de Artes, pasaron exposiciones que recuperan la memoria y la historia fotográfica de nuestro país como Las fuentes de la memoria, trabajo de investigación de Publio López Mondejar, Toros, de Leopoldo Pomés o Un lugar, una mujer. La mujer en los archivos de la Agencia EFE. Trabajos centrados en diversas técnicas como Por un agujero, de Luis Vida, realizada con cámara estenopeica, Fotografía Digital 1ª parte, regreso a la fotografía del director de cine Carlos Saura o Los fondos polaroid del CAF, realizados con una cámara polaroid de 50 X 60. Trabajos de autor como Linea de playa de Fernando Herráez, Paisajes de Gines Asensio o El toro de Osborne de Larry Mangino. Muestras colectivas como AFAL 1956-1991, La Andalucía del siglo XIX en las fotografías de J. Laurent y CIA, Archivo de la Real Sociedad Fotográfica de Madrid, en colaboración con el Grupo Indalo-Foto, o 150 años de la Associated Press; y trabajos de divulgación como Operación flecha rota. Accidente nuclear en Palomares, el crimen de la carretera Málaga-Almería 1937 o Ordinary Citizens. Las victimas de Stalin. Además de la obra de un gran número de autores españoles, Javier Bauluz, Toni Catany, Gervasio Sanchez, Josep Vicent Monzo, Castro Prieto etc. 

                        En el plano internacional hemos tenido la suerte de ver en nuestra ciudad las obras de figuras tan destacadas como Cartier-Bresson, Antologia 1932-1980 en el año 1.994 y La cámara y diván, una serie de retratos a artistas e intelectuales en 1.996; Ella Maillart, Roland Laboye, Jacque-Henri Lartigue, Greta Stern, Sebastiao Salgado Mario Gacomelli, Lee Friedlander y un largo etc.

                        Otro de los pilares sobre los que se ha levantado la acción del CAF han sido los talleres. Más de un centenar de encuentros sobre contenidos y técnicas que han abarcado prácticamente todas las facetas de la creación fotográfica. Talleres gratuitos que han sido impartidos por un amplio espectro de artistas y docentes como Ouka Lele, Juan Manuel Castro Prieto, Rafael Doctor, Pablo Juliá, Ilan Wolf, Manny Roca, Jorge Rueda, Luis de la Poza, José Frisuelos, Josep Vicent Monzo, etc.

                        El Centro realiza periódicamente exposiciones itinerantes además de por toda la comunidad autónoma andaluza, por el resto del país y por otros lugares de ámbito internacional. También lleva a cabo la publicación libros-catálogo de producciones propias.

                        En el año 1.994 el CAF creo el Premio Andalucía de Fotografía que se ha convocado solo en una ocasión. El proyecto Viaje por el presente andaluz de José Muñoz se alzó con el premio de 3.500.000 pesetas, otorgado por un jurado integrado por personalidades de la talla de Manuel Falces, Pablo Juliá, Ricardo Martín, Gervasio Sanchez y Leopoldo pomés.

                        En 1.997 se crea el Comité Asesor del CAF formado por Cristina García Rodero, Pablo Juliá, Ricardo Martín y Manuel Falces. Tras su primera reunión en 1.998 entre otras propuesta ya nace la idea de trasladar la sede del Centro al Cable Ingles aunque después se eligió el edificio del Liceo.

                        Manuel Falces deja la dirección del Centro en 2.006, siendo sustituido en 2.007 por Pabló Juliá que ya integraba su Comité Asesor. Pablo Juliá, fotógrafo y docente, un verdadero referente del fotoperiodismo andaluz llega para seguir la labor de Falces e imprimir nuevos impulsos al Centro con nuevos proyectos y actividades.

                        Por fin, en Octubre de 2.007 se inaugura la nueva sede en el antiguo edificio del Liceo situado en un lugar inmejorable del casco antiguo de nuestra ciudad. La arquitecta Mercedes Miras se encarga de la rehabilitación de un edificio de orígenes inciertos y prácticamente olvidado, que tras distintas utilidades en el pasado, últimamente estaba en estado ruinoso, tristemente apuntalado y convertido en escombrera. Su nombre viene del hecho de haber sido sede del Liceo, fundación cultural existente en Almería a mediados del XIX. El edificio ha sido rehabilitado para convertirlo en un moderno espacio destinado a albergar y cumplir con las diversas actividades y funciones del Centro, pero respetando sus orígenes, dejando hablar a sus columnas de su pasado y permitiendo que siga respirando su cercanía al mar como recordando que fue almacén de sal. Se configura en dos alturas y sótano. La planta principal utiliza su perímetro como concentrador de distintas actividades, con un espacio central diáfano para exposiciones y distribuyendo a su alrededor las zonas destinadas a administración, biblioteca, videoteca, etc. Su planta alta, además de espacio expositivo recoge la celebración de conferencias y distintos actos culturales y el sótano queda destinado a aulas, talleres, platós y zona de almacenaje.

                        La nueva sede se inaugura con dos exposiciones de dos grandes, Jorge Rueda y Emilio F. Morenatti. Dos personajes totalmente distintos y a la altura de tan significativo acontecimiento. Jorge Rueda con sus fotomontajes, que elevándose por encima de la realidad con imágenes planas pero llenas de simbolismos, en la época de Nueva Lente rompió y se enfrentó a la más recalcitrante y anquilosada visión de la fotografía heredada del franquismo. Emilio F. Morenatti con sus fotografías de Afganistan y otras zonas conflictivas, que sin dejar de reflejar la cruda realidad, mantienen el grado de humanidad y dignidad que conforma el respeto a los sujetos fotografiados. Al mejor estilo Capa, fotografía el conflicto pero sin dejar de mirar atrás.

                        Desde entonces hemos podido disfrutar dentro sus muros de exposiciones, encuentros, ponencias y presentaciones de libros que el Centro ha seguido ofreciéndonos continuando con la labor pretendida con su gestación. Hemos conocido a las gentes que lo habitan; personas apasionadas por la fotografía y por el trabajo que hacen. Sus columnas, sus silencios han sido marco de muestras de figuras tan significativas como  Cesar Lucas o Gervasio Sánchez, cuyas conversaciones con otros personajes del mundo de la fotografía y el periodismo, recogidas en un video, llenaron una melancólica tarde en que mis pasos me llevaron al Centro. Sus estancias han destilado en múltiples ocasiones saber y conocimiento recogiendo las palabras que, en talleres  y ponencias, han dejado los más claros representantes del arte fotográfico.

                        El CAF sigue adelante, con proyectos, con ideas, acercándonos lo mejor del mundo de la fotografía a este pequeño rincón del mapa que en su día lo vio nacer como un verdadero hito cultural en nuestra ciudad. Un centro singular en sus características que ha hecho de Almería todo un referente en la difusión y estudio de la fotografía. Es necesario y deseable que el Centro siga creciendo, que continúe siendo motor cultural y nutriente de ideas y actividades para los que somos verdaderos apasionados de la fotografía.

José Miguel Martínez García   

Este articulo está documentado en textos de Carmen Vizcaíno Marín, Pablo Juliá, Miguel Angel Blanco Martín y Mercedes Miras Varela publicados en la revista “mus-A” en Septiembre de 2.007.